TRABAJO EN REMOTO Y TELETRABAJO

Gestión de equipos en remoto

Aumenta la productividad con las nuevas formas de organización del trabajo, el uso de tecnologías apropiadas y la adquisición de nuevas competencias digitales y valores para tu organización.

Con la globalización muchas organizaciones impulsaron la gestión de equipos de trabajo en remoto. Muchos de sus integrantes estaban en diferentes franjas horarias, lo que obligó a cambiar a una mentalidad de trabajo en asíncrono. La inclusión de miembros que provenían de diferentes culturas y la aceleración de la competitividad con el uso de nuevas tecnologías hizo el resto.

Llegó el COVID-19 y obligó a muchas empresas a improvisar la organización del trabajo y las pautas para el teletrabajo. Enviaron a casa a trabajar a sus plantillas o al menos parte de sus trabajadores, de un día para otro. Teletrabajar se convirtió en un éxito de actuación y un gran ejemplo de flexibilidad manifestada por parte de la sociedad y del mundo empresarial.

El fenómeno más significativo y duradero de COVID en la economía mundial, sin duda ha sido la adopción acelerada de nuevas formas de trabajo, en remoto, trabajo distribuido y teletrabajo. Sectores enteros incorporan el trabajo desde casa, reuniones de ventas virtuales, demostraciones en video conferencia, seminarios web, eventos virtuales, ferias y congresos con uso de Realidad Aumentada (AR) y Realidad Virtual (VR) entre otros.

Así, y en concreto en Europa se creó el DIGCOMP, el marco detallado para desarrollar las competencias digitales de sus ciudadanos.

Multiconferencia
Sin embargo, se está observando que muchas de estas adopciones aceleradas no son sostenibles en el tiempo. Hay formas de pensar y hacer las cosas, actitudes, hábitos y comportamientos que se están instaurando fruto de estas medidas improvisadas que distan mucho de ser saludables y coherentes para las organizaciones y sus integrantes. Este fenómeno no es premeditado, es solo fruto de la inercia e improvisación. Así, se observa que incluso el aspecto positivo que tiene la inercia de las organizaciones más grandes, se vuelve más en su contra y también termina por desaparecer algún día. Esa misma inercia que sirvió para mantener un poco más de tiempo el status quo, representa un freno para la flexibilización e incorporación de nuevas actitudes, hábitos o comportamientos. Un freno a la incorporación de competencias digitales y estilos de liderazgo acordes.
Actualmente, gran parte de las empresas se encuentran viviendo en un benchmark continuo, mirando las prácticas que implementan en su competencia u otras empresas que tienen como referente. Saltando de una solución a otra sin un guion sólido, se encuentran de nuevo a merced de las reacciones que se puedan producir. Sin entender realmente cuales son los resortes que les ayudarán a conducir el rumbo de nuevo, de forma proactiva y con un mayor control del futuro. En este limbo son también muchas las organizaciones que ven como desciende la productividad, las quejas por bajones de la calidad aumentan y en cualquier caso anticipan que las pérdidas proyectadas en el tiempo serán millonarias.

Como «guinda del pastel» muchos directivos manifiestan estar cerrados a que sus equipos sigan trabajando desde casa. Sin entender aún que los tiempos han cambiado y que existen nuevos colaterales como son la exigencia por reducir la huella de carbono. Este último, por ejemplo pasará por la aportación decisiva de las nuevas formas de trabajo y liderazgo remotos o al menos híbridos.

Mientras, en todo este vaivén del mercado y la vida, pareció que el componente de la salud se había olvidado. Muchos trabajadores acusan trastornos de ansiedad, pérdida de identidad y estrés. Se informa que no tienen acondicionados sus espacios de trabajo en el hogar, la compatibilización del tiempo con sus familias se recrudece y la frustración por falta de competencias digitales para hacer frente a las demandas del nuevo contexto, se convierten en un auténtico polvorín.

Trabajo en remoto
Cuando Harvard presentó su estudio “What workers want” los CEO de las Fortune 500 preguntaron «¿Cómo es posible construir una cultura empresarial cuando los colaboradores no se sientan juntos»? La respuesta que se les dio fue que la cultura no existe entre paredes; existe dentro de las personas, por lo que se debe construir la cultura a través de las personas, independientemente de donde estén ubicadas.

Podemos ser escépticos y reactivos a los acontecimientos que vengan o asumir el reto y liderar con ventaja la transformación digital en lo que a lo organización del trabajo se refiere. Aprovechar también la oportunidad que el nuevo contexto, el trabajo en remoto y en definitiva estas nuevas formas de organización del trabajo nos brindan.

En MyEffort ponemos siempre la cultura en el centro de las agendas. En el proceso estructurado de cualquier proyecto de cambio, es más fácil arrancar entendiendo lo primero cuáles son nuestras creencias y valores. Para abordar dimensiones múltiples dentro de la organización, como son la información, la comunicación, los contenidos, la seguridad y la resolución de problemas con las competencias, tecnologías e indicadores más adecuados también a su forma de existencia y nivel de madurez digital vigente.

No es una moda pasajera y las organizaciones con más visión de largo plazo, ahora también se dan cuenta que la implementación del trabajo en remoto o de cualquier otra nueva forma de trabajo en sus organizaciones, es un asunto multidimensional difícil de abordar con un simple copiar y pegar de lo que otros hacen. Presienten que hay espacios de oportunidad para ellos. Es factible innovar en la forma en que se trabaja, cómo y con qué se trabaja para capturar valor en sus cuentas de resultados. Saben que es mejor llegar primero y marcar diferencias competitivas con una implementación efectiva del trabajo en remoto y del teletrabajo. Toman conciencia de que además, este es un contexto de cambio revulsivo, donde una buena implementación de nuevas formas de trabajar les hará ser más atractivos, entre otras cosas, para la captación del talento para sus recursos humanos.

Beneficios

Transformación y desarrollo de negocio digital

Análisis del contexto empresarial 360º

Transformación y desarrollo de negocio digital

Evaluación de las áreas de madurez digital

Transformación y desarrollo de negocio digital

Estudio competencial según Marco Europeo de competencias digitales (DIGCOMP)

Transformación y desarrollo de negocio digital

Diseño de proyectos adaptado a la cultura organizacional

Transformación y desarrollo de negocio digital

Incorporación de datos direccionables

Transformación y desarrollo de negocio digital

Acceso completo a la digitalización

Transformación y desarrollo de negocio digital

Facilitación del proceso de cambio

Transformación y desarrollo de negocio digital

Implementación y acompañamiento en diferentes áreas

Transformación y desarrollo de negocio digital

Preguntas frecuentes

¿Qué ámbitos contempla MyEffort en estos proyectos de implementación de trabajo en remoto y teletrabajo?

Entendemos las organizaciones como un sistema de creencias y prácticas establecidas sobre cuál es la mejor forma de pensar y hacer las cosas.

Estos proyectos de transformación y gestión del cambio organizacional requieren implicar para conectar. Ahondar en vuestro ADN cultural y propósito de la organización es el primer paso necesario. De esta manera incorporamos las claves para hacer de esta transformación una realidad, que la organización y todos sus integrantes aprendan rápido, de la forma más acorde a su naturaleza, consiguiendo resultados medibles y celebrables desde el comienzo.

Reflejamos la situación existente en diferentes ámbitos: como el liderazgo, la organización y sus procesos, el marco de tecnologías utilizadas, las competencias digitales necesarias, el uso de espacios y su adaptación al trabajo, la seguridad y la salud e incluso del marco normativo existente.

Damos las principales pautas a seguir en esos diferentes ámbitos, haciendo énfasis en los principales conductores que vuestra cultura empresarial podrá aprovechar para transformarse.

Además incorporamos información sobre el momento de cambio en el que se encuentran y contexto. Para capturar valor con la innovación e incorporar de manera normalizada, sin tensiones las tendencias emergentes y las tecnologías disponibles tanto hoy como en futuras ocasiones.

¿Cuánto cuestan los servicios de consultoría y dirección de estos proyectos?

Una auditoria es un primer e imprescindible paso. Su inversión, dependiendo del contexto organizativo y características, no es más que de unas horas o pocos días para su elaboración.

Para los proyectos contamos con experiencia, competencias y colaboradores top en áreas de HR, Desarrollo Organizacional, Operaciones, Tecnología, Finanzas, Legal, Marketing, Riesgos Laborales, Psicología clínica, Ergonomía, Servicios Generales, … La involucración de estos recursos dependerá de la organización e información resultante de la auditoría.

Cada proyecto es único y nuestra solución no es universal para todas las empresas. La solución es al igual que cada empresa, única en su totalidad.

¿Cómo sería el proceso?

Cierre una reunión inicial de consulta para confirmar que os podremos ayudar. Tras la misma, procederemos a hacer una propuesta de prestación de servicios profesionales.

Esta propuesta inicial de trabajo incluirá una valoración para:

1- El Análisis del contexto y rasgos organizativos principales.
2- La matriz de madurez digital implicada.
3- El informe que incluirá la situación de partida, el grado de preparación existente y la hoja de ruta recomendada.